Albaceas literarios

Como Nicanor Parra todo lo escribía, debió haber dejado un poema en el que explicitara su decisión de nombrar a su hija Colombina, como albacea testamentario y además, heredera del casi 60 por ciento de su posesiones.

Cultura es noticia